Biografia mínima

Por JLBuhardilla - 17 de Marzo, 2008, 1:23, Categoría: General

A la vera del océano, bastante al sur del Trópico de Capricornio, nací una medianoche de invierno. Allí, atrevidos púrpuras del crepúsculo señalan inconmensurables llanos de pastos y montes de fantasmas con espinas.

Descendiente directo de la sal y el eucalipto, he dormitado en la arena tibia de dunas increíbles, cobijado por la brisa marina de ancestros difusos y lejanos.

Por el viento, o por distracción, no icé banderas. Tampoco levanté estatuas a la posteridad.

La ciencia, la historia y los mapas, no han hecho mella en este cuerpo asoleado; y este corazón, felizmente abandonado a su suerte, se ha contentado con rendir culto a cierta poesía salvaje.

He creído elucubrar ecuaciones mágicas para resolver la incógnita del amanecer. Luego, en un autoirreverente satori, esas poco creíbles escrituras alimentaron la salamandra en las noches del alma. 

JLL

Haz clic en la foto para verla en su tamaño original, leer comentarios, etc.

OIR EL MAR

Por buhardilla - 25 de Febrero, 2007, 21:53, Categoría: buhardillas

  Las olas rompen con reflejos de luz crepuscular. El aire me está sedando. Estoy plácidamente sentado en la arena  y no he podido refrenar mi cerebro. Las imágenes lo han tomado por asalto, igual que los sentimientos al espíritu. Si pudiera vaciarme de pensamientos, nadar, caminar…

  Pero no. Suaves toques de piano surgen del ruido de la espuma. Personas, secuencias, tramos de caminos, patios nocturnos, calles sucias, pantallas, fotos blanco y negro, todo va apareciendo en prolijo desorden.

  Seres que me hablan, aún, entre nubes de humo en noches de rock, en asientos de tren a las dos de la mañana, en carpas bajo lengas en el sur, en hoteles  con ratas de Buenos Aires. Voces en la villa miseria de Retiro, caminando entre charcos, con vista al Sheraton. Voces en medio del silencio de la demolición, los pies  en los escombros de la futura 9 de julio. Voces en el trágico final del Huevo de la Serpiente, en un cine de Libertad. Voces en hoteles baratos de Avenida de Mayo o en lentos trenes rumbo a las montañas.

  Personas que salen de la nada, como si vinieran de un sueño, y se sientan a tomar mate, a escuchar Bill Evans o el Blues de Cris, a hablar de poesía, de montañas y de guerras. Gente que viaja y escribe en pequeñas Olivetti , que atesora cassettes con grabaciones piratas de recitales, que cuida , regala o pierde innumerables discos de vinilo . Que deambula por Corrientes y se detiene en La Giralda, que obsequia sus escritos oliendo a Rotaprint . Gente sin plan, sin discursos, que tiene visiones, que siente el impulso de arrojarse a las estrellas desde el puente de un río. Hacia abajo. Y lo hace. Y vive. Gente que es tragada por la tierra, por los abismos. Gente que desaparece entre fantasmas que aparecen. Gente que a veces muere, o anda en nubes altas que a veces bajan. Gente de distintas ciudades, viajeros de trenes sucios , pilotos de destinos comunes buscando tesoros en los resquicios del asfalto. Sin mapas, sin información satelital ni servicios de inteligencia, sólo el corazón emitiendo frecuencias notoriamente discordantes e inexplicablemente fuera de ritmo de los semáforos. Ondas de intercomunicación de una suerte de tribu cuyos integrantes viven desperdigados por los barrios y ciudades. Y en determinadas circunstancias inexplicables, se movilizan hacia imprevistas y extrañas reuniones en las que no se promueve la venta de nada, no se dan premios ni medallas ni se dicen discursos, arengas o consignas.

 Poetas, músicos, dibujantes que hacen diez, cien, mil kilómetros para encontrarse en un Once angustiante, o en plazas mágicas o tenebrosas, o en Corrientes y Talcahuano, en medios días grises, esquivando, a veces enfrentando las piedras filosas y viejas del hastío mundano. Humo. Recuerdos. Café. Abruptos encuentros casuales en bocas de Subte , improvisados u organizados recitales de poesía, intercambio de papeles , mensajes, copias, direcciones, teléfonos.

Puedo ver largas filas de mesas vacías en bares de Buenos Aires y recordarlas repletas de cerveza, tintineos de vasos, risas, algunas notas de guitarra. Y poemas.

 Hay que saber pisar la espuma del mar. Dejarse envolver por la playa, mirar el horizonte, oler y saborear la sal ancestral. Escuchar el mar. Tiene historias ocultas, jeroglíficos, mensajes en código. Afortunadamente, incomprensibles.

 José Luis Lucá   1997

 

Los atorrantes

Por JL; de la Buhardilla 20 - 16 de Octubre, 2006, 12:49, Categoría: General

mayo 2003 , Buhardilla nº 20

Vivir, dormir, morir: soñar acaso. Hamlet

La primera vez que escuché hablar de la empresa A Torrent, dueña de los caños de desagüe diseminados por la Buenos Aires de principios del siglo XX  , fue en la pensión de Avenida de Mayo. Ronald Vargas fue el educador: nuestro compañero de habitación junto a Aldo, en aquel viejo Hotel Martínez a metros de la estación Lima del Subte. El era un estudiante de periodismo , oriundo de Bolivia, que de día era empleado en una tienda del barrio y por las noches estudiaba .  Era el año 1978 y los tambores de festejo del Mundial 78 rugían en la Avenida;  serían algo así como las 2 de la mañana de un domingo inviernal en que nadie dormía. Palabras como "atorrante", "colimba", "berreta" , "croto" , y otras por el estilo, fueron aquella madrugada minuciosamente escrutadas en sus orígenes, significados y usos, para ya nunca olvidarnos de ellas. Aldo estudiaba Geología, pero mas se dedicaba a asistir a cuanto recital de rock se le cruzaba. Yo era un empleado de oficina que andaba en las calles de la ciudad kafkiana. Los tres intercambiábamos fundamentalmente  delirios y alguna idea consistente, en aquellas largas y frías noches de pensión.

La palabra "atorrante" (originada en aquellos que pasaban sus días en los  enormes caños de la empresa A Torrent, que esperaban ser usados en obras públicas eternamente demoradas) siempre me pareció muy útil para describir ciertas conductas vernáculas que fueron evolucionando con nuestra historia. Hay muchas maneras de ser atorrante: el "tilingo" al que se refiere Martinez Estrada, el "fabricante de zonceras" al que alude Jauretche, y otras muchas, como aquel que vendía (¿vende?) buzones en las esquinas de Buenos Aires.

No supe nada luego de Ronald. Decía ser heredero de unas minas de oro en Bolivia y haber vivido una intensa adolescencia en Los Ángeles. Lo vi por última vez en diciembre del 78, cuando tuve que viajar al sur como soldado (¡colimba!) El me dejó el mensaje sobre la mesa de luz en el que decía: "José, llamó tu mamá desde Punta Alta, te convocaron para reingresar al Ejército como reservista, tenés que presentarte el lunes a las 7 de la mañana". Eran tiempos turbulentos con amenazas de guerras absurdas. Y solo por ese mensaje, cómo olvidarme de Ronald...

¿Que es la verdad? ¿Verdad es "verdad a la carta" ? Según Rojas- El Hombre Ligth- la verdad a la carta es aquella que es útil a nuestros preconceptos y necesidades intelectuales y materiales, aquella que forjamos como utilitaria a nuestras conveniencias y necesidades, pero totalmente distante de los hechos.

"El hombre vive prisionero del lenguaje. Con las palabras juega, se apoya en ellas, las acomoda a sus intereses y lleva su significado como mejor le parece. De este modo, denominando una cosa por otra, podemos alcanzar el fenómeno de la confusión."( El Hombre Light, Enrique Rojas, Planeta, 1992)

La política, el periodismo y el marketing han hecho estragos en la verdad. También la globalización ha preconizado una verdad light.  Para el hombre posmoderno, absolutamente preso de las terminales -impresas, digitalizadas, televisadas, emitidas, etc.- de la dialéctica política, del "enfoque periodístico" o del vano marketing , lo que él llama "la verdad" , solo es un menú de ideas prefabricadas, inconsistentes y livianas, únicamente funcionales a lo que  cree es su bienestar. ¡Matrix!


"El cuarto poder está constituido en la actualidad por las grandes empresas periodísticas que son, primero empresas, y después prensa. Se trata de un negocio como cualquier otro que para sostenerse debe gana dinero vendiendo diarios y recibiendo avisos. Pero el negocio no consiste en la venta del ejemplar, que generalmente es pérdida: consiste en la publicidad. Así, el diario es un medio y no un fin, y la " llamada libertad de prensa", una manifestación de la libertad de empresa a que aquella se subordina, porque la prensa es libre sólo en la medida que sirva a la empresa y conforme a sus intereses". Arturo Jauretche, Manual de Zonceras Argentinas

Joder, estoy cansado de esta fantasía

quiero escapar de esta mierda caballesca

ir a casa y acostarme.

Jack Kerouac

Contando los años

Por buhardilla - 30 de Julio, 2006, 13:08, Categoría: General

Nanni Moretti, controlando los años que le quedan de vida .

Buhardilla 32

Por buhardilla - 30 de Julio, 2006, 13:05, Categoría: buhardillas

Si encuentran ustedes este mundo malo,
 deberían ver algunos de los otros.

 Philip K. Dick

Artículo 24 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute

del tiempo libre, a una limitación razonable de

la duración del trabajo y a vacaciones periódicas

pagadas.


 

Hawking pregunta en Internet sobre el destino del hombre y recibe más de 16 mil correos electrónicos.

El científico británico analiza sus dudas junto a miles de internautas. "¿Cómo puede sobrevivir cien años más la raza humana en un mundo que se encuentra en caos?". En un evento en Hong Kong, deslizó que la solución sería encontrar refugio en alguna otra parte del espacio.

Vivir en La Luna dentro de 20 años según Stephen Hawking, vivir en Marte próximamente  según Bradbury.

No se... también podríamos buscar espacios creativos en alguna otra parte del  cerebro...


 http://neurona-salvaje.blogspot.com

 http://www.geocities.com/nostromo_editores/cajas.html


El día de la verdad había una multitud en la planta baja, así que Fernández esperó pacientemente su turno. Un cabo le pidió que se desvistiera por completo y se pusiera una bata, y se quedó en pelotas y al frío una hora y media en un consultorio. Después vinieron a buscarlo con una camilla, lo pasearon por recovecos y ascensores, lo volvieron a dejar a la espera en un lugar público. Más tarde lo pasaron a una antesala, y junto a un conscripto de la clase 58. Fernández estaba panza arriba y dijo "fimosis", y el veterano con prórroga estaba panza abajo, y dijo "hemorroides". Y así estuvieron charlando de camilla a camilla un buen rato, hasta que dos tipos metieron a Fernández en el quirófano y le quitaron la bata. Hacía un calor asfixiante, y los cirujanos estaba escuchando a Barry Manilow y coqueteando con las enfermeras y las instrumentistas.

("Fernández", Jorge Fernández Díaz, Ed. Sudamericana)

Freud y Borges

Por buhardilla - 17 de Junio, 2006, 10:38, Categoría: General

Queridos buhardilleros Ale y José Luis;

                                                                   Una tarde tuve a Borges vivo a dos metros de distancia y aunque había mucha gente allí, un salón del centro cultural Bernardino Rivadavia, en Rosario, estuve tentado de preguntarle algo. El nos visitaba para charlar y responder preguntas del público. Muchos levantaron la mano y un moderador los fue turnando para preguntar, y a mi me venció el temor a pasar por torpe. Quería preguntarle si había leido a André Bretón y a los surrealistas. La otra pregunta hubiera sido por Sigsmund Freud. Les agradezco esta nota enviada porque no la conocía. Responde plenamente mi segunda inquietud.

Freud no leyó a Borges y Borges, a juzgar por esta charla suya en la Escuela Freudiana de Buenos Aires, vaya paradoja,  no leyó a Freud.

Probablemente sobre este tema de los sueños Freud leyó tanto o más que Borges. La diferencia entre un lector y un terapeuta, un científico,  es que Borges, aunque memorioso lector,  se quedó recordando lejanas opiniones sobre los sueños. En cambio Freud, más práctico y más teórico a la vez y una cosa por la otra,  se pasó setenta años de su vida operando, cotejando la doxa, o sea, lo que dicen de boca en boca o lo que dicen los escritores, con lo que se ve en el cuerpo del paciente, la praxis.. Freud oyó en vivo a los que sufren el trauma entre sueño y vigilia, vio sus cuerpos, vio las huellas del sueño en el cuerpo vivo de la vigilia, y fue elaborando una teoría, con marchas y contramarchas, con ensayos y errores, corrigiendo desde la práctica su teoría del Inconsciente y su Interpretación psicoanalísica de los sueños.

Borges no lo leyó. Pero aún si lo hubiera leído, no se puede leer a Freud como se lee a los poetas, porque en el lector funciona una censura o resistencia a la verdad revelada, y esa resistencia o censura nos fuerza a hacer oído sordo a lo que no queremos oír por muy claro que se diga y a lo que no queremos leer por muy claro que esté escrito, lo que hace necesario repasar muchas veces la lectura de esa teoría de Freud y aún pasar por el examen de otros para comprobar que la entendemos teórica y prácticamente.

Hay muchas psicologías pero solamente la de Freud puede llamarse Psicología profunda

Y es la teoría más completa sobre estos temas. Lástima que en nuestra cultura todavía hoy al que dedica toda su vida a desenvolver lo más completamente una teoría lo llaman totalitario y nadie tiene tiempo de leerlo. En cambio a los que nos quedamos especulando

Y escribimos fragmentos poéticos o ficcionales nos leen más fácilmente porque eso no compromete toda la vida y sólo lleva un breve tiempo.

 

Yo elegí ser poeta mientras estudiaba Psicología en Facultad, pero hoy no me siento un psicoanalista fracasado o frustrado sino un lector de poesía y poeta y me gusta serlo

Pero creo que Freud merece ser leído y estudiado a fondo.

 

                                               Gracias por el envío, saluda a media-mañana, Rubén Vedovaldi, entre partido y partido del mundial de fútbol en Alemania, que como nunca sigo por TV, cosa que ni Freud ni Borges pueden hacer, (bienaventurados los muertos.).

 

                                                                 Rubén .

 

Jueves, 15 de Junio de 2006

Buhardilla 31

Por buhardilla - 8 de Abril, 2006, 12:42, Categoría: buhardillas

Marzo 2006

Hola . Nuevamente bienvenidos a La Buhardilla.

El calor de este verano ha sido muy intenso.

Tan solo cuatro o cinco veces en los últimos 105 años ha habido situaciones similares, según consta en prolijos y calurosos registros regionales. Semejantes circunstancias térmicas nos han desplazado a lugares sombreados, tranquilos y apartados, en los cuales nos hemos  dedicado a las lecturas, a la contemplación y a la música, es decir, a todo aquello que requiera la nula o mínima actividad muscular. Desafortunadamente, adiposidades amenazantes requirieron que en las pocas horas en que el infiernillo mermaba su intensidad , debiéramos emprender furiosas caminatas por  calles , caminos y playas, en pos de la tan  mentada salud mental ,  adelgazamiento forzado y otras cuestiones biológicas más o menos ligth. No ha sido en vano, por cierto, dado que gracias a estas políticamente correctas  actividades nos hemos evitado un pasaje a la  obesidad, al menos en parte.

La cerveza, castigada, aguarda mejores ocasiones para salir de la heladera. Ni siquiera festejar que La Buhardilla ha cumplido 5 años es suficiente excusa , aún, para la tentación.

Aunque con este calor...


El sol rapta la ciudad

No se ve nada

Ni siquiera las tumbas resisten mucho

Giusseppe Ungaretti


No te ampares a la sombra

de aquella verde espesura

como el halcón que se desploma

fulmíneo bajo el calor.

Es hora de dejar el agostado

cañaveral que parece dormirse

y de contemplar las formas

de la vida que se agrieta.

Nos movemos en un polvillo

madreperláceo que vibra,

en un deslumbramiento que envisca

los ojos y un poco nos desfibra.

Incluso, lo sientes, en el juego de áridas olas

que da pereza en esta hora de malestar

no arrojamos ya en un remolino sin fondo

nuestras vidas errantes.

Como aquel vallado de piedras

que parece deshilacharse

en telarañas de nubes;

así nuestros ánimos abrasados

en donde quema la ilusión

un fuego pleno de cenizas

se pierden en la serenidad

de una certeza: la luz.

" MEDITARRANEO" HUESOS DE JIBIA  (1925)

 EUGENIO MONTALE

El Eternauta

Por buhardilla - 15 de Marzo, 2006, 10:06, Categoría: General

A Guillermo Diaz

Hoy he recordado al eternauta

que debiera estar celebramdo

cincuenta años

¿o quinientos? ¿o cinco mil...?

Mi amigo el eternauta

debe estar brindando en alguna parte

con Lennon, con Amstrong, con Morrison...

He brindado por él,

en una oración hereje

para el ángel con patillas,

mi amigo el eternauta.

Extraido del libro Rondar por los Andenes (o Diario de un Excluido) de Luis Carlos Aguirre

Buhardilla 30

Por buhardilla - 18 de Diciembre, 2005, 12:22, Categoría: General

Llegamos al fin de año!!!

El calor agobiante de hoy , pone en serio peligro de extinción a  las pocas luces que podrían ser usadas para comunicarnos en forma coherente o interesante. Esperamos, al menos, hilvanar un par de ideas.

Bueno, eso si  no se nos cae el vitral de la catedral en la cabeza mientras rezamos, o no se derrumban las lámparas de la sala de cirugía justo antes de la intervención, o  el diputado que votamos en las últimas elecciones  no se nos cambia de partido unos minutos antes de asumir, o  el  tren que íbamos a tomar en Haedo no se ve envuelto en llamas... En fin, si no acontece nada  que pudiera sobresaltar la precaria paz de nuestro espíritu argentino,  haremos un esfuerzo.

Si ocurriera alguno de estos hechos imprevistos y desagradables, esta introducción podría quedar trunca. Pero  todas estas cosas son tan poco probables e inverosímiles, que podemos estar bien tranquilos y comenzar a leer la buhardilla.

Diciembre 2005

¿Dónde está la vida que perdimos viviendo?
¿Dónde, la sabiduría que perdimos al conocer?
¿Dónde, el conocimiento que perdimos en la información?

-T. S. Eliot -

-T. S. Eliot -

Marcelo en la noche

Por buhardilla - 30 de Noviembre, 2005, 9:34, Categoría: General

El Blog

Calendario

<<   Enero 2011    
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Sindicación

Buhardillas y otros escritos

Alojado en
ZoomBlog